LA GNOSIS – Y SUS CUSTODIOS TEMPLARIOS

La Gnosis, la sabiduría cósmica y el conocimiento perfecto; entró en sueños en esta etapa en la que el ser humano ha generado una era Agnóstica.

Las Principales instituciones clerigales, junto con la occidentalización y la construcción de la “civilización moderna”, han sido los principlaes autores de que nuestra sociedad se base en una filosofía lamentablemente muy alejada de las verdades terrestres y las verdades cósmicas.
Hay que decir las cosas como son.

Y esto se lo puede evidenciar en el “MODUS VIVENDI” de nuestra cultura.

Solo por citar un ejemplo claro, tenemos que para subsistir debamos recurrir a nuestra cotidiana labor, enfrascada en un sistema que nos permite acceder al dinero que es el que necesitamos para sobrevivir obteniendo los elementos de primera necesidad.
Si nos comparamos con una raza anterior, en la cuál no se necesite de este mecanismo, inmediatamente vamos a interpretar y a realizar comparaciones de nuestro nivel de comodidad vs el estilo de vida de dicha “primitiva” manera de accionar.
Es decir, calificaremos a dicha diferencia como una brecha generacional marcada en un nivel intelectual, y nos situaremos en un punto elevado evolutivamente según dicha concepción.

Pero esto es totalmente falso, pues las razas antiguas demostraron ser muy sabias, en primera instancia; y segundo, que una actividad que conlleve al trabajo DIRECTO de la adquisición de elementos de sobrevivencia tal como la pesca, la caza, la construcción de herramientas con mano propia y etc, etc; desemboca irremediablemente en un estilo de vida que permita tener más tiempo para la auto reflexión, la meditación del punto geométrico y espacial individual, la conexión con la naturaleza y su obvia comprensión.

Con esta comparación, que para muchos intelectualoides resultará muy burda y nefasta; se demuestra que la sociedad está inteligentemente estructurada para alejarla de esta conexión y todas sus posibilidades, alejando así al ser humano de la capacidad de auto identificarse y lograr el desarrollo pleno y potencial de su consciencia.

Esto es lo que nosotros llamamos la era del Kaliyuga; de las tinieblas, del error, de la falta de voluntad por las que atraviesa el ser humano.
Precisamente la era marcada por la falta de la búsqueda del propio orígen, de llegar a degustar los deleites del verdadero paraíso que subyace en nuestro interior.
Esa condición marca en el ser humano el alejamiento notorio de su naturaleza, haciendo que su objetivo sea poseer más capacidad adquisitiva económica para sobrepasar su capacidad de adaptación al medio que cada vez exige más esfuerzo, más tiempo al sistema, y que su ciencia se mide únicamente en la capacidad de hacer este proceso de vida, más cómodo.

Pero, debemos bajar la velocidad, detenernos a escuchar al bosque, los trinos de las aves festejando su verdadera y auténtica libertad, el gritar de los ríos por una armonía y equilibrio total en la paz y en la tranquilidad de almas.
No podremos llegar a comprender lo que la Gnosis nos tiene, si no aceptamos primero que efectivamente estamos dentro de una nube gris, y hasta negra, que nos mantiene alejados del camino a la Luz suprema y auténtica.

Identificado esto, con un proceso revolucionario de consciencia, habremos dado el primer paso para llegar a abrir las puertas al auténtico conocimiento cósmico universal.

Nosotros Los Templarios, como custodios de la GNOSIS, es nuestra meta, nuestra magan misión el otorgar las llaves para que se re abran las puertas al conocimiento cósmico universal.
La metodología se basa en la difusión de la Luz suprema y compartirlas con toda la raza; sin desear ni enfocarnos en la supresión de religiones, escuales, órdenes ni niinguna congregación de carácter iniciático, mísitco y esotérico.

Nuestra meta es únicamente compartir y DAR lo que TENEMOS: Conocimiento y Experiencia.

Existen malos entendidos en el mundo que surgen de distintas latitudes de pensamiento y filosofía; y colocan a los movimientos templarios como los encargados de eliminar a la iglesia católica como revancha de los funestos hecho acontecidos en el medioevo y que la historia los tiene muy bien relatados.

Sin embargo, he de decir, que ni los anscestrales grandes maestros de nuestra órden, ni los actuales caballeros guerreros de nuestra ciencia cósmica, ni ningún elemento que profese nuestra filosofía mística, científica y espiritual; posee dicho propósito.
Al contrario, no nos creemos dueños de la verdad, y respetamos todo tipo de creencia, prácticas y ritos.
Únicamente nos enfocamos en rescatar de nosotros mismos, lo mejor que existe para compartirlos con el resto en función de la mejora de la raza, de su sana convivencia íntima y con la naturaleza.

Pero también es importante comentar, que nosotros con nuestra CIENCIA TEMPLARIA poseemos las llaves que nos lleva directamente hacia la puerta que ha de abrir la entrada de la Gnosis en su más pura manifestación.
Y que así mismo, al ser monjes de amor que profesamos la verdad terrestre, también somos originarios de una cuna de guerreros osados que estamos listos para embestir los ataques de las fuerzas contrarias del agnosticismo; fuerza oscura que durante toda la eternidad ha peleado para que la Gnosis no se presente en la consciencia colectiva de la raza.
Los tiempos del gran cambio se acercan a paso gigantes, y nuestra labor se funde en luchar tras bastidores para que esta generación posea las herramientas necesarias y pueda estar preparada para dicho cambio.
Es una labor titánica, que no asegura los resultados esperados, pero que recibe la gracia de las fuerzas de luz que nos llena de voluntad y de determinante decisión para dar el 101% de nuestra capacidad.

Sir-lord Vulcano

Crea tu insignia

Picture 1